Díptico

I

I

Cuando Dios murió,

en pleno invierno.

Ronald Reagan hizo un discurso

proclamando “la Verdad”.

En Roma no se dijo nada,

conocían la Verdad;

pero en Londres,

Maggie se enamoró,

y todos los mineros

sufrieron por su amor.

Cuando Dios murió,

en pleno invierno.

Ronald Reagan hizo un discurso

proclamando “la Verdad”.

En Roma no se dijo nada,

conocían la Verdad;

pero en Londres,

Maggie se enamoró,

y todos los mineros

sufrieron por su amor.

Y sin que hubiera sacerdotes,

la Verdad se hizo idea,

y habito dentro de las mentes

y se hizo conciencia,

y se hizo ley, y gobierno.

La Verdad se hizo billetes de banco

que poco a poco se desvanecieron

en paraísos escondidos

con el Sol en lo más alto;

pero siempre ciertos

en las cuentas bancarias,

y en la conciencia humana.

……………………………………….

y en la conciencia humana. ��L�O

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s