el profeta

En los años ochenta todo el mundo leía a Mishima; yo cuando leí “El Templo Dorado” lo relacioné con la parte expuesta del Camino del Creador de ”Así hablo Zaratustra”, y me motivó escribir un poemario titulado “Dominio del Vértigo”, en el que pretendía reflexionar, a mis veintitantos tantos años, sobre la autoconstrucción, y la búsqueda de la belleza.
Por circunstancias de la vida el poemario se perdió. Ahora pretendo recuperar esa idea, pero reflexionando sobre todo en la creación artística, alejándome todo lo posible del arte conceptual, y sobre todo experimentando la actual desmaterialización del arte, o si se quiere la virtualización del arte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s